UNA VARIANTE EDITORIAL DE LA REVISTA FRANCESA ACTUEL MARX ISSN:0718-0179

CONVOCATORIAS

  LLAMADO PARA LA REVISTA 

ACTUEL MARX /INTERVENCIONES Nº 28 

PRIMER SEMESTRE 2020 

Recepción de los artículos hasta el 30 de mayo de 2020 

Enviar a: 

Alejandra Solar Ortega: alesolarortega@gmail.com 

Roberto Merino Jorquera:robertmerinojor@gmail.com 

David Kornbluth: dakornbluth@gmail.com 

 

Financiarización en las Lógicas del Capitalismo Mundial 

 

La crisis financiera de 2007-2008 fue una catástrofe. Si bien no es la primera (ni la última) crisis capitalista que veremos, en su calidad de catástrofe constituye un hito, un antes y un después, en relación al desarrollo del capitalismo mundial en lo que va del siglo XXI. Y como tal, muchas han sido las interpretaciones que han buscado explicar sus causas y consecuencias, tanto en términos teóricos como políticos. Para algunos, la crisis respondió a una falta de regulación gubernamental del sistema financiero internacional y sus excesos. Para otros el problema fue exactamente lo opuesto, es decir, una sobre intervención estatal de los mercados, a través de la manipulación de las tasas de interés, que llevó a la distorsión de los precios reales del capital. Más allá de la validez teórica y política de estas aseveraciones, es posible plantear que la crisis antes mencionada, debido a los efectos catastróficos que tuvo en la vida de las personas, no sólo nos abrió las puertas para investigar una serie de fenómenos que hasta ese momento no habían sido seriamente problematizados, sino que también nos permitió desarrollar esos análisis utilizando instrumentales teóricos que habían sido víctimas de un amplio proceso de deslegitimación en las décadas anteriores por parte de la ortodoxia neoliberal, tales como el Keynesianismo y el Marxismo. 

 

Uno de aquellos fenómenos, y tal vez el más determinante a la hora de reconstruir el largo proceso histórico que culminó en las crisis antes mencionadas, es la financiarización de las economías-políticas a nivel nacional e internacional, y de la vida en general. En términos amplios, este proceso ha sido descrito como un incremento gradual, tanto de la presencia como de la influencia, que las lógicas, mercados, actores e instituciones financieras presentan en la administración de las economías nacionales e internacionales. En consecuencia, la financiarización de las economías-políticas representaría un cambio profundo y estructural de la forma en la que las economías capitalistas operan1. Es decir, donde el proceso de acumulación capitalista habría transitado de un foco predominantemente situado en la producción de bienes y servicios, a uno donde la especulación financiera juega un rol central. Cabe preguntarse entonces, en qué momento y bajo qué circunstancias “lo financiero” logró ese nivel de preponderancia en nuestras vidas. 

 

El origen de ese proceso puede rastrearse al período que se extendió entre 1945 y 1973, comúnmente denominado como la “Edad de Oro” del capitalismo. Esta se caracterizó por presentar una economía-política basada en una administración de la economía eminentemente keynesiana, así como también por la existencia de un Estado de Bienestar. Al mismo tiempo, este período también se caracterizó por la presencia de un movimiento obrero que emergió altamente fortalecido luego de la segunda guerra mundial, tras décadas de organización. En ese sentido, la correlación de fuerzas entre capital y trabajo nunca había estado tan equilibrada. No obstante, ese consenso no duraría para siempre, y efectivamente hizo implosión con la Crisis del Petróleo de 1973. 

 

La forma en que el capital hizo frente a la crisis de 1973 es sumamente importante para comprender cómo la “lo financiero” se tornó hegemónico por sobre otras formas de organización político-económicas. Debido a su orientación keynesiana, durante la “Edad de Oro” del capitalismo, los controles impuestos al sistema financiero eran considerablemente estrictos, lo cual se vio reflejado en la implementación global de los acuerdos de Bretton Woods. Esto, sumado a la fortaleza que presentaba el movimiento obrero en ese momento, habría impuesto una serie de barreras a la libre acumulación de capital, lo que en última instancia habría gatillado una crisis de sobreacumulación en 1973. Para solucionar dicho problema, el capital desplegó una serie de soluciones e “innovaciones”, orientadas a eliminar las barreras que habrían desencadenado la crisis de sobreacumulación. Una de ellas, fue la desregulación de los sistemas financieros nacionales, y la posterior integración de estos en un sistema global. Paralelamente, medidas también fueron tomadas para disciplinar a los trabajadores y la sociedad en general, para profundizar la correlación de fuerzas en favor del capital. Entre ellas se destaca la represión salarial, el desmantelamiento de los Estados de Bienestar, y la privatización de la vida. 

 

Sin mayores interferencias institucionales, y con un movimiento obrero debilitado, el sistema financiero global procedería a crecer sin mayores restricciones y de manera exponencial durante las siguientes tres décadas. No obstante, ese crecimiento no sólo se limitaría a la esfera económica sino también al campo político. En la medida que se volvía más y más poderoso, “lo financiero” comenzó también a colonizar el mundo de la vida. 

 

La financiarización de los hogares, mediada por el acceso irrestricto a endeudamiento barato, se sumaría a la financiarización de los arreglos institucionales político-económicos a nivel global. Así un proceso de financiarización que en primera instancia fue concebido como una solución específica a un problema específico, eventualmente creció de manera tal que se convirtió en un fin en sí mismo, alcanzando un nivel de autonomía nunca antes visto, y al mismo tiempo, incurriendo en una serie de excesos que eventualmente culminaría en la crisis financiera de 2007-2008. La articulación dialéctica del poder económico, del poder político, cultural, religioso visibiliza como nunca antes el poder de las clases dominantes en las formaciones sociales capitalistas. 

 

Si bien la investigación que se ha realizado sobre la financiarización como un proceso mediante el cual el capitalismo se reinventó a nivel mundial es bastante extenso, una serie de cuestionamientos teóricos y políticos con respecto a esta aún permanecen. Particularmente evidentes son los vacíos existentes en torno a cómo se ha cristalizado la financiarización en América Latina, y cómo esta ha permeado nuestras vidas, en las lógicas internas y externas del capital en todas sus dimensiones. Por otro lado, hay algunos que postulan que la hegemonía del capital financiero se habría acabado con la crisis de 2007-2008 y que habríamos entrado a una nueva fase de desarrollo capitalista, mientras que otros plantean que no sólo no se ha acabado sino que efectivamente los procesos de financiarización se han profundizado aún más en la última década. Este es el debate y las interrogantes que la Revista Actuel Marx/Intervenciones busca abordar en su llamado N°28. 

 


 1 Blakeley, G. Stolen: How to Save the Word from Financialisation, Londres: Repeater Books, 2019, p. 1.  

 

Ejes de Estudio: 

 

1. Internacionalización del Capital Financiero: sus lógicas y mecanismos de coordinación: 

1.1. Sistema Financiero Internacional: desarrollo financiero desigual entre centro y periferia, financiarización y monetarismo, rol de entidades supranacionales (FMI, Banco Mundial, Banco Central Europeo, Banco Interamericano de Desarrollo, etc.), etc. 

1.2. Financiarización y crisis: crisis de la deuda en economías periféricas, riesgo sistémico, etc. 

2. Financiarización de las Economías-Políticas Nacionales: El auge de mecanismos que sustentan el capitalismo financiero: 

2.1. Financiarización del estado: búsqueda de estabilidad macroeconómica, autonomía de los bancos centrales, supeditación de política fiscal a política monetaria, deuda externa, políticas de austeridad, crecimiento de fondos soberanos de inversión, etc. 

2.2. Financiarización de los grupos económicos y de la firma: modelo de valor orientado a accionistas, transnacionalización del capital financiero, estrategias de diversificación del riesgo, etc. 

3. Financiarización de la Vida: procesos, experiencias y agencia colectiva: 

3.1. Financiarización de derechos sociales: apertura de nichos de acumulación en vivienda (especulación inmobiliaria y créditos hipotecarios), educación (créditos universitarios), salud, pensiones, etc. 

3.2. Bancarización/Endeudamiento de clases medias y populares: estrategias de hogares e individuos para hacer frente a financiarización de derechos sociales (créditos de consumo, 

hipotecarios, universitarios, y acceso a la banca en general); migración y remesas, etc. 

3.3. Financiarización y acción colectiva: financiarización de clases dominantes, surgimientos de movimientos sociales en torno a financiarización derechos sociales, etc. 

 

NOTA: todas las contribuciones se recepcionarán únicamente siguiendo las “NORMAS DE PUBLICACIÓN” de Actuel Marx/Intervenciones

Actuel Marx Intervenciones